El juez José de la Mata recupera el caso de La Camarga

Alicia Sánchez-Camacho y María Victoria ‘Vicky’ Álvarez, ex amante de Jordi Pujol Ferrusola, almorzaron en el restaurante La Camarga de Barcelona el 7 de julio de 2010. El jefe de gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas, las puso en contacto. Las dos mujeres compartieron un arroz con bogavante y confidencias sobre el primogénito de los Pujol. Vicky le explicó negocios y movimientos de dinero en efectivo que realizaba su ex amante. Tres años después, trascendió a los medios la grabación de aquella conversación, que entonces se conoció por el caso de La Camarga y que, poco después, fue el origen del llamado caso Pujol.

Alicia Sánchez-Camacho

En la instrucción del caso Pujol, el juez José de la Mata se ha topado con los detectives privados de Método 3, la agencia que grabó la conversación de La Camarga. Esta agencia está clausurada, pero sus profesionales siguen en activo. Según reveló el diario El Mundo, Francisco Marco, propietario de Método 3, aportó al juez instructor unas notas del comisario José Manuel Villarejo que acusan al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de proteger a Jordi Pujol para que no desvele que el rey Juan Carlos tiene dinero en Suiza.

Según el mencionado rotativo, el juez José de la Mata ha abierto una nueva línea de investigación para esclarecer la actuación de la Policía. Ha tomado esta decisión después de que Francisco Marco le comunicara por escrito que dos de sus ex trabajadores supuestamente colaboraron con la Policía en la elaboración de las notas informativas del caso Pujol a cambio de fondos reservados. Los detectives privados a los que alude Marco son Antonio Tamarit y Julián Peribáñez.

Tamarit se persona para declarar cuanto antes

En declaraciones a Economía Digital, Antonio Tamarit niega rotundamente su participación en estos hechos. Asegura que está “loco por declarar” ante el juez José de la Mata. Por este motivo, antes de que le llegue la citación judicial, ya se ha personado voluntariamente mediante procurador en el juzgado número cinco de la Audiencia Nacional. “Tengo más ganas de declarar que de una fiesta de cumpleaños”, asegura.

Tamarit afirma que nunca ha tomado parte en la llamada operación Cataluña, que supuestamente amparó investigaciones sobre la familia Pujol y otros dirigentes catalanistas: “a lo mejor, he participado en otras operaciones, pero en la que llaman operación Cataluña, no”. Así piensa decírselo al juez. Este detective privado añade que su ex jefe en Método 3 intentó involucrarlo en esta operación en una denuncia en un juzgado de instrucción de Barcelona que fue archivada.

Una guerra policial y otra guerra entre detectives privados

Tamarit y Peribáñez, por un lado, y Marco, por el otro, se han cruzado diversos pleitos incluso desde antes que estallara el escándalo de La Camarga. Los dos primeros detectives indican que han presentado querellas contra Marco que siguen su curso. Por su parte, Marco dice ser una “víctima” de la operación Cataluña.

La agencia Método 3 cerró en 2013, coincidiendo con el caso La Camarga. Alicia Sánchez-Camacho, secretaria primera del Congreso de los Diputados y todavía presidenta del PP catalán, denunció la grabación de su conversación con Vicky Álvarez, aunque después llegó a un acuerdo extrajudicial con Marco. El parlamento catalán también lo abordó en la comisión de investigación del caso Pujol sin llegar a esclarecer este asunto. Ahora, el juez José de la Mata se ha vuelto a encontrar con los detectives de la agencia en medio del embrollo judicial, precisamente en la derivada de las guerras entre sectores policiales. En medios judiciales se indica que, inevitablemente, volverán a “relucir” los enigmas de La Camarga.

 

Fuente de la noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *