La importancia de una transcripción literal

La presentación de una transcripción literal de una conversación es vital para que en sede judicial no sea ni desestimada ni mal interpretada.

El Fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido. Noticia de Transcripción chapucera.

 

Hemos de resaltar que siempre que se presenta una prueba jurídica como puede ser la grabación de una conversación telefónica o presencial, es porque se quiere dejar constancia de unos hechos, amenazas o acuerdos verbales para el proceso de la causa. De ahí la importancia de no solo presentar la prueba sino de que sea lo más robusta posible. Con la experiencia que llevamos en el sector de la certificación de pruebas judiciales consideramos muy importante el hecho de que:

  • se encuentre certificada,
  • sea presentada de una forma correcta
  • y no contenga erratas en la transcripción,

si os parece entramos en más detalles del proceder y su forma.

Desde Burovoz siempre aconsejamos presentar tres documentos en un proceso judicial para la aportación de una prueba jurídica en sede judicial.

  1. El documento mas importante es el propio audio, en el caso de haber utilizado Burovoz, el formato certificado es flac, aunque también es aconsejable acompañarlo en formato mp3 ya que es mas estándar.
  2. El segundo documento es el certificado del Tercero de confianza, en él quedan reflejados los detalles de la grabación, como son:
    1. número de teléfono llamante,
    2. número de teléfono llamado,
    3. fecha y hora de la grabación,
    4. duración,
    5. sello de tiempo digital,
    6. firma del tercero de confianza,
    7. etc…
  3. Por último siempre aconsejamos acompañar el fichero de audio con un fichero de texto con la transcripción literal. Cuando decimos literal es lo más literal posible, ya que depende de la propia conversación es más o menos difícil expresarla mediante en un texto. Hemos de resaltar que el texto no capta tonos de voz, dejes o expresividad tan bien como el audio, aun así, en sede judicial siempre es aconsejable este documento ya que facilita una consulta rápida del contenido sin necesidad de recurrir a un dispositivo reproductor, copiar la conversación, etc…

Nuestra experiencia, en multitud de casos tras más de 7 años en el sector, en la presentación de pruebas presentadas en sede judicial y grabadas con Burovoz es excepcionalmente buena. Eso sí, las transcripciones, las haga quien las haga, han de ser lo más literales posible para que no encuentre motivos de desestimar la prueba. Tampoco consideramos buena técnica el presentar transcripciones parciales de la conversación, parece que se intenta extraer un fragmento del contexto de la conversación y hay que evitar mal interpretaciones por parte del resto de participantes que forman la sala.

Os ponemos un claro ejemplo de ello que acaba de ser noticia en prensa:

Una chapucera transcripción

Bueno, ya ha llegado a la prensa la transcripción íntegra de la íntegra grabación que el empresario Miguel Ángel Ramírez realizó el pasado 16 de marzo en el despacho del magistrado Salvador Alba, en las dependencias de la Audiencia Provincial de Las Palmas. La primera conclusión que se alcanza al cotejar esa transcripción con la grabación que el mismo benemérito cuerpo halló escondida en la carpeta de “basura” del mecanismo que empleó Ramírez para grabar es que no estamos en buenas manos. Que si un trabajo tan primario como escuchar y transcribir un audio da como resultado una chapuza tan grande, nada digamos de lo que haya podido ocurrirle a justiciables que hayan podido ser condenados por un desempeño similar.

A no ser que la chapuza no sea tal sino un burdo intento del instituto armado por proteger determinados intereses de la Fiscalía de Canarias, seriamente comprometida por la participación de una de sus protegidas en la trama: la fiscal de Delitos Económicos Evangelina Ríos.

Veamos algunos ejemplos de la “chapuza”.

La Guardia Civil incluye en el listado de personas que supuestamente aparecen mencionadas los nombres de dos magistrados de la misma Audiencia Provincial que ni están ni se les espera: los de Pedro Herrera y Miguel Ángel Parramón. Al primero le adjudican el número 07, sin que ni siquiera se haga mención ni al guarismo ni al nombre en todo el texto, publicado este viernes por Canarias7. Al segundo, Miguel Ángel Parramón, le endosan haber sido mencionado por Miguel Ángel Ramírez en su conversación preliminar, camino del despacho de Alba, con el abogado Sergio Armario. Entienden los funcionarios del instituto armado que la referencia a un tal “Miguel” se corresponde con Parramón, pero en realidad ese “Miguel” es el propio empresario, que recita lo que a su juicio debería decir Alba a la fiscal Evangelina Ríos, a la que curiosamente los transcriptores no identifican en ningún momento a pesar de las continuas referencias que a ella se hacen.

La transcripción dice así:

“01 [número con el que se idéntica a Ramírez]: Ahh Eva (13), yo lo que le he dicho a Miguel (Puede ser 06), es échame una mano para no quedar mal nosotros ante todo el espectáculo que se está montando, entiendes lo que te digo”.

Una detenida audición de ese fragmento arroja, sin embargo, este resultado:

Ramírez: “A ver, Eva, yo lo que le he dicho a Miguel es ‘échame una mano para no quedar mal nosotros ante todo el espectáculo que se ha montado’, ¿entiendes lo que te digo?”

Es la única mención a un Miguel que se recoge en todo el texto y que se percibe en todo el audio, y el contexto en el que se pronuncia no parece tener que ver en absoluto con el magistrado. Había que meter a Parramón como fuera, parece claro: es un juez significado con la asociación progresista Jueces para la Democracia y amigo de la también magistrada Victoria Rosell. Mezclarlo de algún modo conviene a la causa de Alba y de la Fiscalía. Porque magistrado y Ministerio Público hace tiempo que unieron sus destinos, sabedores de que algunas de las andanzas del juez corrupto se celebraron por la necesaria participación (por acción u omisión) de la Fiscalía.

Sin embargo, las referencias a “Eva”, la fiscala encargada del caso Ramírez, Evangelina Ríos, cuyas menciones sí aparecen perfectamente contextualizadas por ambos interlocutores, no son interpretadas correctamente por los agentes actuantes en la transcripción. Curioso. Justo en el momento en el que se detecta un amplio movimiento institucional para salvar a la fiscala de delitos económicos de Las Palmas de los apuros que pueda causarle haber coadyuvado con Alba al compló contra Rosell.

Como todo tiene su encuadre, es bueno recordar aquí y ahora que los nombres de estos dos magistrados, Pedro Herrera y Miguel Ángel Parramón, sí aparecieron en las primeras noticias que el periódico La Provincia publicó cuando se conoció que había sido encontrada la grabación íntegra de la conversación entre el empresario y el juez Alba. Alguien se empeñó en que aparecieran, y siguen apareciendo a día de hoy, por mucho que de la audición de la grabación queden por completo excluidos.

Pero da igual: esos falsos hallazgos han conducido, otra vez según el periódico La Provincia, a que el fiscal jefe de Canarias, Vicente Garrido plantee que se “indague a los magistrados que salen en la grabación”. Cuanto más extendida esté la tinta de calamar (llamémosla mierda para la ocasión), más posibilidades habrá de que el sistema se blinde y reparta culpas o absoluciones por igual. Porque ésta parece ser la misma fiscalía que no ha enviado al Consejo General del Poder Judicial las grabaciones de Alba contra sus compañeros de la Audiencia Provincial. Ni, por supuesto, la participación de Evangelina Ríos a la Inspección Fiscal, donde seguramente se tirarían de los pelos ante tamaña complicidad con el juez Alba.

La chapuza tiene otros hitos antológicos, como la referencia a otro juez, en este caso Luis Pascual Estevill, condenado en su día por delitos relacionados con la corrupción. Su nombre es escrito de dos maneras distintas por la Guardia Civil, Estevila y Stevil. Ninguna es la correcta.

En la transcripción puede leerse lo siguiente:

“02 [número con el que se identifica a Alba]: Sí, yo soy de la misma promoción del juez Stevil (23), llevo una carrera con Viky (04), de puta madre, también es de la misma promoción que Vicky (04) y yo”.

En realidad, lo que se dice es lo siguiente:

Alba: “Sí, yo soy de la misma promoción de jueces que Vicky; llevo lo mismo en la carrera que Vicky y Carlos [Vielba], que también es de la misma promoción que Vicky y yo”.

Como un huevo y una castaña, vamos.

¿Ordenará Vicente Garrido que se investigue la participación en la trama del juez Luis Pascual Estevill?

No parece importar tanto la precisión y el rigor en la transcripción como las clamorosas omisiones y las falsas inclusiones. Todo a mayor gloria del blindaje a la Fiscalía.

Fuente de la noticia eldiario.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *