Nuevas grabaciones Gürtel

José Luis Peñas, con ochenta horas de grabación bajo el brazo (grabaciones Gürtel), se presentó como “ciudadano ejemplar” y denunciante de Gürtel. En su última declaración el exconcejal del PP se ha sacudido la culpa y ha negado su participación en la trama corrupta. Sin embargo, varias grabaciones del sumario del caso desvelan su participación en la red de cobros de la trama y su intención de maniobrar un chantaje contra Francisco Correa para obtener beneficios económicos. Las cintas, aportadas por la defensa de Correa y que datan del año 2006 y 2007, demuestran que además de recibir dinero de la trama, Peñas trató de coaccionar al cabecilla.

 

El delator de Gürtel sí cobraba de Correa

El exconcejal del PP presume en los platós de haber sido represaliado por desvelar los tejemanejes de Francisco Correa. Sin embargo, varias grabaciones recogidas en el sumario demuestran que además de haber cobrado dinero de la red corrupta, también trató de maquinar un chantaje contra Correa para obtener beneficios económicos.

 Jose Luis Peñas

En una conversación telefónica mantenida entre Peñas y Correa en el año 2007, el cabecilla de la trama se refiere a la suma de 25 millones de pesetas que el denunciante de Gürtel obtuvo a través de la adjudicación de una obra de carretera. “Me lo dijiste: Paco, yo tengo veinte o veinticinco millones de pesetas, me dijiste, de la carretera, de la adjudicación, le di a mi madre algo y a alguno de tus hermanos, no me acuerdo, pagaste algo de la hipoteca y me quedé con veinte o veinticinco millones, ¿te acuerdas que me lo dijiste? Tengo veinte o veinticinco, ¿te acuerdas? Yo nunca te he pedido, te he dicho: guárdate eso, sé que te he dicho guárdatelo”, le dijo Correa a Peñas. Es más, el denunciante de Gürtel no niega haber percibido esa suma en ningún momento. En la misma conversación Peñas repite en varias ocasiones su miedo a cobrar 1.500 euros por trabajar en el Ayuntamiento de Madrid. “Te repito, yo lo que no puedo hacer es volver a un sitio donde gano 1.500 euros que es lo que me cuesta mantener mi casa al mes”, asegura Peñas.

El chantaje a Correa

El exconcejal del PP presume en los platós de televisión de haber sido represaliado por desvelar los tejemanejes de Francisco Correa. Pero ahora se ha producido una nueva vuelta de tuerca. Peñas, el acusador procesado, ha pasado a ser también un presunto chantajista, tal y como demuestran las grabaciones desprendidas del sumario. “La defensa de Correa ha aportado unas grabaciones en las que se habla de una concesión de 25 millones de una carretera. Con las grabaciones lo que hace Peñas es un chantaje a Correa porque le quiere pedir dinero. Eso es lo que motiva esa grabación. Lo deja claro porque dice “hazme una oferta”. Y dice también “si no pagas tú, ya nos pagará alguien”, afirman a este diario fuentes cercanas al caso.

En concreto, otra de las conversaciones presentes en el sumario muestra como Peñas, en el año 2006, maquina con Juan José Moreno Alonso, también acusado en la trama, la puesta en marcha de un chantaje contra Correa para obtener dinero de la red. Peñas simula así la conversación que pretende mantener con Correa: “Tú sabes lo que nosotros sabemos, lo que no sabes es lo que tenemos grabado, ahora empieza a pensar y ahora hazme una oferta. Pues así se lo voy a decir, tío. Y si él no quiere se lo digo a Pablo (en referencia a Pablo Crespo), me da lo mismo. Mira Pablo, lo siento mucho, tengo que hablar contigo, tío. Ahora que yo me llevo por delante a todo el mundo, lo tengo clarinete”. Por su parte, en un momento de la conversación Moreno dice lo siguiente: “Nosotros lo que debemos hacer es intentar sacar lo máximo posible y en un momento dado, hasta aquí, salimos, nos das lo que sea. Lo que está claro es que en mayo somos hombres muertos”.

 Ya estamos acostumbrados a que casos de primer orden como es el caso Gürtel salgan a la palestra mediática. Un nuevo personaje aporta nuevas pruebas al caso. Ni mas ni menos que 80 horas de conversaciones telefónicas. Para que luego terminen diciendo que no es nadie dentro del caso. El tiempo y los jueces determinarán la licitud de las pruebas. Seguimiento que haremos con especial incapié desde Burovoz.
José Luis Peñas, con ochenta horas de grabación bajo el brazo, se presentó como “ciudadano ejemplar” y denunciante de Gürtel. En su última declaración el exconcejal del PP se ha sacudido la culpa y ha negado su participación en la trama corrupta. Sin embargo, varias grabaciones del sumario del caso desvelan su participación en la red de cobros de la trama y su intención de maniobrar un chantaje contra Francisco Correa para obtener beneficios económicos. Las cintas, aportadas por la defensa de Correa y que datan del año 2006 y 2007, demuestran que además de recibir dinero de la trama, Peñas trató de coaccionar al cabecilla.

En una conversación telefónica mantenida entre Peñas y Correa en el año 2007, el cabecilla de la trama se refiere a la suma de 25 millones de pesetas que el denunciante de Gürtel obtuvo a través de la adjudicación de una obra de carretera. “Me lo dijiste: Paco, yo tengo veinte o veinticinco millones de pesetas, me dijiste, de la carretera, de la adjudicación, le di a mi madre algo y a alguno de tus hermanos, no me acuerdo, pagaste algo de la hipoteca y me quedé con veinte o veinticinco millones, ¿te acuerdas que me lo dijiste? Tengo veinte o veinticinco, ¿te acuerdas? Yo nunca te he pedido, te he dicho: guárdate eso, sé que te he dicho guárdatelo”, le dijo Correa a Peñas. Es más, el denunciante de Gürtel no niega haber percibido esa suma en ningún momento. En la misma conversación Peñas repite en varias ocasiones su miedo a cobrar 1.500 euros por trabajar en el Ayuntamiento de Madrid. “Te repito, yo lo que no puedo hacer es volver a un sitio donde gano 1.500 euros que es lo que me cuesta mantener mi casa al mes”, asegura Peñas.

El chantaje a Correa

El exconcejal del PP presume en los platós de televisión de haber sido represaliado por desvelar los tejemanejes de Francisco Correa. Pero ahora se ha producido una nueva vuelta de tuerca. Peñas, el acusador procesado, ha pasado a ser también un presunto chantajista, tal y como demuestran las grabaciones desprendidas del sumario. “La defensa de Correa ha aportado unas grabaciones en las que se habla de una concesión de 25 millones de una carretera. Con las grabaciones lo que hace Peñas es un chantaje a Correa porque le quiere pedir dinero. Eso es lo que motiva esa grabación. Lo deja claro porque dice “hazme una oferta”. Y dice también “si no pagas tú, ya nos pagará alguien””, afirman a este diario fuentes cercanas al caso.

En concreto, otra de las conversaciones presentes en el sumario muestra como Peñas, en el año 2006, maquina con Juan José Moreno Alonso, también acusado en la trama, la puesta en marcha de un chantaje contra Correa para obtener dinero de la red. Peñas simula así la conversación que pretende mantener con Correa: “Tú sabes lo que nosotros sabemos, lo que no sabes es lo que tenemos grabado, ahora empieza a pensar y ahora hazme una oferta. Pues así se lo voy a decir, tío. Y si él no quiere se lo digo a Pablo (en referencia a Pablo Crespo), me da lo mismo. Mira Pablo, lo siento mucho, tengo que hablar contigo, tío. Ahora que yo me llevo por delante a todo el mundo, lo tengo clarinete”. Por su parte, en un momento de la conversación Moreno dice lo siguiente: “Nosotros lo que debemos hacer es intentar sacar lo máximo posible y en un momento dado, hasta aquí, salimos, nos das lo que sea. Lo que está claro es que en mayo somos hombres muertos”.

La declaración de Peñas

En su última declaración Peñas ha admitido que Correa le entregó dinero para su partido, pero ha negado que le pagara sueldos. Ha tratado de desvincularse de la trama e incluso ha apuntado a Esperanza Aguirre y a Mariano Rajoy como máximos responsables. Sin embargo, sus compañeros de banquillo aseguran a este diario que su testimonio no tiene consistencia y sostienen que es poco creíble. “La declaración de José Luis Peñas no se la puede haber creído absolutamente nadie. Ha sido de coña. Cuando le interesa todo es una trama, cuando no le interesa no es una trama. Dice que no participaba en nada, que no hacía nada en el Ayuntamiento de Majadahonda y que era un simple trabajador. No es creíble”, concluye uno de los acusados.

Fuente de la noticia: estrelladigital.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *